Ciudad

Desconcertados

La realización de conciertos en zonas cercanas a las construcciones instaladas sobre rellenos sanitarios, trae un nuevo conflicto entre el Ejecutivo y los vecinos.

Buscan determinar si las vibraciones de los recitales dañan las construciones vecinas.

Si bien el Ministro de Ambiente y Espacio Público, Diego Santilli, anunció que se realizarán pruebas de impacto ambiental en los estadios, como la que se hará el 8 de septiembre en el estadio de River Plate, la Asociación Vecinal de Fomento Barrio Parque, General Belgrano y Nuevo Belgrano comunicó que cuentan con “sobrados argumentos técnicos y experiencias internacionales” para decir que los conciertos causan daño irreversible en edificios, personas, animales y servicios públicos”.

Basados en este argumento rechazan los resultados del informe realizado por la Facultad de Ingeniería de la UBA en el que se determinaba “que las vibraciones producidas en el estadio no causan daño a las estructuras cercanas”.

Pero la preocupación de los vecinos se acrecienta cuando se enteraron que ya se anuncian la venta de entradas en locales que no cuentan con permiso para la realización de eventos musicales masivos, para las presentaciones de Bon Jovi, los Jonas Brothers y Black Eye Peas. Por otro lado señalan que en todas las costosas pruebas realizadas, una vez obtenidos los resultados no se aplicó la normativa obligatoria IRAM (Instituto Argentino de Normalización y Certificación), que es la que indica justamente que las fundaciones se mueven.