Día de la Soberanía Nacional - El mensajero Diario

El Mensajero Diario

sáb 30 Ago 2014

EMD 4 añ


SOCIEDAD

10:04 | 20/11/2011

Día de la Soberanía Nacional

Se debe a la conmemoración de un nuevo aniversario de La Batalla de la Vuelta de Obligado, que se produjo el 20 de noviembre de 1845.

La batalla de la Vuelta de Obligado permitió consolidar definitivamente nuestra soberanía nacional.

La batalla de la Vuelta de Obligado permitió consolidar definitivamente nuestra soberanía nacional.

El litigio se llevó a  cabo en las  aguas del río Paraná,  al norte de la provincia de Buenos Aires, en un ángulo donde el cauce se angosta y gira, conocido como Vuelta de Obligado, en lo que hoy es la localidad de Obligado, Partido de San Pedro.  Algo más de un millar de argentinos con profundo amor por su patria enfrentó a la armada más poderosa del mundo, la escuadra anglo-francesa,  en una gesta histórica que permitió consolidar definitivamente nuestra soberanía nacional.

 La Confederación Argentina estaba liderada por el gobernador y Brigadier Juan Manuel de Rosas,  quien nombró comandante de las fuerzas defensoras al General Lucio Norberto Mansilla . La  intervención de la escuadra anglo-francesa  se realizó bajo el pretexto de lograr la pacificación ante los problemas existentes entre Buenos Aires y Montevideo.
Rosas era apoyado por José de San Martín   desde su exilio, y en todo el país se oyó el deseo de seguir siendo una nación libre y no una colonia extranjera, aun a costa del enorme sacrificio que ello significaría. Si hasta el autor del Himno Nacional, Vicente López y Planes, arengaba a nuestro pueblo ante el avance de las fuerzas anglo-francesas por el Río de la Plata

En 1845, el general Juan Manuel de Rosas gobernaba por segunda vez la Provincia de Buenos Aires, mientras que la Banda Oriental se encontraba en medio de una guerra civil entre los caudillos Manuel Oribe y Fructuoso Rivera. Oribe acudió a Rosas, buscando apoyo para recuperar el gobierno que había perdido ante Rivera quien era ayudado por Brasil. A lo demandado  por Oribe, Rosas accedió con aporte de tropas y armamento. Con esta ayuda, Oribe invadió el Uruguay y sitió la ciudad de Montevideo.
La intervención de fuerzas extranjeras exa ltó los ánimos, y motivó a que Gran Bretaña y Francia intervinieran en el conflicto, apoyando al Gobierno de la Defensa autoconvocándose como mediadores . Rosas fue intimado a retirar sus tropas, pero rechazó la intimación. Inmediatamente, la escuadra porteña que bloqueaba Montevideo fue capturada por la flota combinada.
Con el desarrollo de la navegación a vapor - principalmente efectuado tal desarrollo en Inglaterra, Francia y Estados Unidos - ocurrido en la tercera década del siglo XIX, grandes navíos mercantes y militares podían remontar en tiempos relativamente breves los ríos en contra de la corriente, y con una buena relación de carga útil.
La principal fortificación argentina se encontraba en la Vuelta de Obligado, donde el río tiene 700 m de ancho, y un recodo pronunciado dificultaba la navegación a vela.
Las filas argentinas contaban  voluntariamente con algunos soldados nacidos en las Islas Británicas; quienes alegaban no estar cometiendo ninguna traición, ya que el Reino Unido no había declarado formalmente la guerra a la Confederación Argentina.
La flota argentina respondió de inmediato a la artillería de la flota agresora,, pero estaban en inferioridad de condiciones, ya que contaban con cañones de mucho menor alcance, mucho menor precisión y notable lentitud de recarga, en comparación a las piezas que poseían los invasores.
Las fuerzas defensoras tuvieron 250 muertos y 400 heridos. Los agresores, por su parte, tuvieron 26 muertos y 86 heridos y sufrieron grandes averías en sus naves que obligaron a la escuadra a permanecer casi inmóvil en distintos puntos del Delta del Paraná, para reparaciones de urgencia.
Finalmente, los anglo-franceses consiguieron forzar el paso y continuar hacia el norte, atribuyéndose la victoria.
Es de destacar que, poco tiempo después, el propio Mansilla comandó las fuerzas de la Confederación en los ataques realizados río arriba a la flota anglofrancesa en los combates de Toneleros y de San Lorenzo. 
La campaña naval después de Obligado
Contra lo que las fuerzas anglofrancesas esperaban, no lograron obtener la simpatía de la población ribereña, especialmente en las provincias de Santa Fe (que fue defendida por tropas al mando de Pascual Echagüe) y Entre Ríos. En las orillas de ambas provincias, la flota invasora fue repetidamente atacada, en los combates de Paso del Tonelero (batalla acaecida en territorio del Partido de Ramallo, norte de la Pcia. de Buenos Aires), San Lorenzo y Angostura del Quebracho, tanto de ida como de regreso. .
 La batalla tuvo gran difusión en toda América. Chile y Brasil cambiaron sus sentimientos (que hasta entonces habían sido hostiles a Rosas) y se volcaron, momentáneamente, a la causa de la Confederación. Hasta algunos unitarios (enemigos tradicionales de Rosas) se conmovieron y el coronel Martiniano Chilavert se ofreció a formar parte del ejército de la Confederación.
Implícitamente, la resistencia del gobierno argentino, obligó a los invasores a aceptar nuestra soberanía sobre los ríos interiores. Gran Bretaña, con el Tratado Arana-Southern, de 1847, concluyó definitivamente este conflicto y en marzo de ese año ordenó el retiro de su flota. Francia tardó un año más, hasta la firma del Tratado Arana-Lepredour.
Estos tratados reconocían la navegación del río Paraná como una navegación interna de la Confederación Argentina y sujeta solamente a sus leyes y reglamentos, lo mismo que la del río Uruguay en común con el Estado Oriental.
Históricamente, los federales y nacionalistas argentinos han considerado el combate de la Vuelta de Obligado como el más importante triunfo en la lucha por consolidar y hacer respetar la soberanía de las nuevas repúblicas.
La Batalla de la Vuelta de Obligado ha sido recordada en los billetes de 20 pesos argentinos, que en una cara lleva el retrato de Juan Manuel de Rosas y en su reverso una imagen de la Batalla de la Vuelta de Obligado.
El sitio donde estuvo ubicada la escuadra argentina es hoy un lugar histórico, con monumentos e inscripciones que recuerdan el hecho.
En 1973 ―durante el Gobierno peronista―, el Congreso nacional declaró el 20 de noviembre como Día de la Soberanía Nacional5 con carácter de feriado optativo, lo que fue abolido durante la dictadura militar.
El 20 de noviembre de 2010, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró en el lugar el Monumento a la Batalla de la Vuelta de Obligado o Monumento de la Soberanía, que consta de una escultura en la cual se simula una gran valla circular de eslabones de cadenas iluminada por una llama. La base de la valla circular está rodeada por una estrella federal, es decir, una estrella roja punzó con ocho puntas. Semejante escultura es obra del pintor y escultor Rogelio Polesello y se emplaza en la Reserva Natural en la Vuelta de Obligado que administra el municipio de San Pedro.
 El Gobierno Nacional sumó este feriado a partir del 2011, mediante los decretos 1584 y 1585/10.  El propósito de esta conmemoración, es contribuir a fortalecer el espíritu nacional de los argentinos, y recordar que la Patria se hizo con coraje y heroísmo.

La Batalla de Obligado fue, para Inglaterra y Francia, una victoria militar y una grave derrota política y comercial.

Comentarios en esta noticia


El Mensajero Diario.com.ar

El Mensajero Diario.com.ar diario digital | Todos los derechos reservados Copyright © 2011 | Propiedad Intelectual en trámite

visitas