Opinión

La semana que fue, la semana que viene

El análisis de lo que pasó y de lo que va a venir en la política nacional a manos de Miguel Gómez Sanjaume.

La visión de la actualidad política del director del Mensajero Diario.

“VIVA EL CANCER”

La semana que paso estuvo marcada fundamentalmente por cuatro hechos claves.

Durante el fin de semana anterior la internación del ex Presidente y actual Secretario General del UNASUR Néstor Kirchner, por una angioplastia, impactó en los medios y en la sociedad.

Las reacciones fueron dispares pero no lejanas a lo esperable.

Los seguidores del Presidente del PJ ( referente indiscutido de ese espacio más amplio que a falta de nombre se denomina kirchnerismo) concurrieron al Sanatorio Los Arcos a expresar su afecto y cierta preocupación.

Alguna oposición mantuvo las buenas costumbres, y desearon mejoría a Néstor, otros como Duhalde, más visceral, se permitió la seudo ironía de decirle que tenía que bajar los decibeles y de paso aprovechó para mostrase como el dialoguista que quiere una Argentina donde se lleven bien el que quiere a Videla como el que fue reprimido por Videla.

Pero las primeras espadas del partido de “la oposición” los escribas como Carlos Pagni se atrevieron y hablaron de que ” Se trata a sí mismo como a los demás” en un artículo donde pretendía asociar la característica combativa de Néstor Kirchner a una debilidad física que agredía no solo a la sociedad sino también a su propio cuerpo.

Toda la nota se esforzaba en contraponer al Kirchner que se reconstruía de las supuestas cenizas del 28 de junio, con el débil, casi moribundo, internado en Los Arcos.

Al esfuerzo intelectual que, Pagni junto a otros, ejerció después del 28 de junio para tratar de instalar que se entraba en la etapa final del kirchnerismo. Hubo que agregarle, ante la realidad incontrastable de encuestas y actos de gobierno, un esfuerzo superior tratando de mostrar que si el final de los Kirchner y su proyecto, no podía ser derrotado en las urnas, sería derrotado por la salud.

No fue el único. Joaquín Morales Sola se permitió hablar de la finitud kirchnerista. Algunos otros lo siguieron y Grondona se adelantó, y alborozado festejaba con Biolcati la posibilidad de que no terminara su mandato Cristina y fuera Cobos quien la remplazara.

La derecha golpista argentina tiene antecedentes en estos temas, alguna vez pintaron “Viva el Cancer” a raíz de la enfermedad de Evita, alguna vez dijeron “se acabo la leche de la clemencia” cuando los asesinatos de José León Suarez y el fusilamiento del General Valle.

Alguna vez el pueblo respondió amando a Evita más allá de la vida y convirtiéndola en un emblema hoy indiscutible, alguna vez el pueblo respondió con la “resistencia peronista” y el regreso de Perón luego de 17 años de proscripción.

Sin caer en la fácil asociación este cronista cree que algunos de esos valores se mostraron en el acto del Luna Park.

Acto que no fue un tema menor.

Cualquiera de los principales espacios políticos de la Argentina llena un Luna Park y mucho más si es el peronismo en alza.

Sin embargo si algo caracterizó a este acto fue los trasfondos políticos que se mostraron en el acto.

Por un lado se mostró que la conducción del llamado kirchnerismo es auténticamente bicéfala y esto es mucho más de lo que puede mostrar cualquiera de los grupos de oposición.

También se mostró en canticos y actitudes organizativas la voluntad de sectores sub 30 de construir una organización que tome como propio el “proyecto” y lo sostenga en el tiempo.

Esta actitud no es pareja, hay distintos niveles de organicidad y hasta de práctica política. Algunos se dejan tentar con la repetición mecánica de las practicas organizativas de los 2000. Otros como la JP Descamisados, la JP Evita y la Juventud Sindical procuran construcciones más sostenidas en el tiempo y en el debate ideológico.

Pero no fue lo único, también quedo claro que este proyecto ha aprendido de las lecciones, quien, como este cronista ha fatigado demasiados actos como éste, no puede dejar de registrar que en ese acto pero también en la practica política cotidiana se está construyendo una autentica organización que supera las contradicciones de los setenta.

Grupos de juventud de origen clasemediero, grupos de juventud de barriadas marginadas y grupos de la juventud sindical todos juntos, sin conflicto y unificados en respaldo al proyecto kirchnerista era impensable allá por los 70.

Pero a quien esto escribe lo tienta cerrar esta parte del análisis con dos frases de Cristina, frases a la que sin temor a equivocarse le asigna especial significado.

“..si nosotros hubiéramos podido sentarnos junto a los jóvenes de la Juventud Sindical, como ustedes se sientan ahora, ¡qué país diferente hubiéramos tenido!..”

…¡Qué nos pasa! Y acá quiero hablarnos -y no es una cuestión de clase, por favor, soy peronista- a nosotros mismos, a esta clase media tan volátil, a esta clase media como yo, universitaria, a la clase media que muchas veces no entiende y cree que separándose de los laburantes, de los morochos, le va a ir mejor. Le pasó a todos, es como el sino de las grandes frustraciones en la historia argentina”….

Esto nos lleva a tener más claro el modelo que se está construyendo, porque hablábamos de cuatro hechos claves, ya vimos dos, ahora es el turno del tercero.

El avance de la CGT con el apoyo del Gobierno y distintos actores políticos en la construcción de una mayor participación de los trabajadores en los destinos del país.

En esa construcción de mayor participación de los trabajadores son jalones importantes algunas leyes que se están debatiendo como la de participación de los trabajadores en las ganancias pero también lo es el armado político de una herramienta de los trabajadores como la Corriente Sindical Peronista o en la Capital Federal las 62 Organizaciones Peronistas de Capital.

Construcción, en política siempre es necesario escenificar el proyecto, que se exhibirá públicamente en el acto programado para el 15 de octubre en River donde seguramente compartirán escenario Moyano y los Kirchner.

El último hecho es el ingreso del Presupuesto del 2011 al Parlamento.

Presupuesto que tendrá serias dificultades para su tratamiento por la posición obstruccionista que ejerce la “oposición”, actitud que probablemente obligue al ejecutivo a tener que gobernar con un presupuesto prorrogado.

¿Qué sucedería en ese caso?

Nada

La realidad es que el precio político a pagar por esa situación no lo va a pagar el Gobierno por el contrario lo pagará la oposición.

A los ciudadanos a pie mucho no les importa si el presupuesto esta aprobado o no lo que les interesa es si las obras que los afectan se hacen o no, si los dineros para sus sueldos, jubilaciones etc. esta disponible o no.

Y un Gobierno que cometió la audacia de pagar deuda externa con reservas e hizo caso omiso de los augurios de la oposición hoy esta parado en el imaginario colectivo como que tenía razón y nada pasó de los augurios.

Ahora hay más reservas, record histórico, menos deuda y sobre todo una mayor independencia del FMI que los argentinos siente como correcta.

Esta semana que viene seguirán los cruces por Papel Prensa, los hijos de Noble, Fibertel, la Represa de Ayui Grande etc.

Y no es casual porque en la entrevista que el Financial Times le hizo a Magnetto este se asumió como lo que es, el jefe real de la oposición.

Y esto marca la semana que viene.

A EMBARRAR LA CANCHA

Intentar hacer un análisis político de la semana que paso en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires obliga a un ejercicio intelectual para romper con el aburrimiento que genera las acciones del Ingeniero Mauricio Macri.

La torpeza operativa, la incapacidad de ejecución y la pobreza política de Macri y sus cuadros achata permanentemente la vida de la ciudad.

Derrumbes con su secuela de muertos y heridos vienen acompañados por mentiras y transferencias de responsabilidades.

No se había asentado el polvo del derrumbe cuando ya el Gobierno de Buenos Aires salió a decir que “ellos habían hecho las cosas bien” y que el boliche estaba correctamente habilitado pero sobre todo poniendo el acento en lo bien que funcionó el SAME.

Pasaron los días y se comenzó a conocer la verdad, había varias clausuras, un accidente previo, una habilitación hecha a contramano del informe de los inspectores, multas no cobradas etc.

Los secundarios jaqueando al ejecutivo de la ciudad, Macri convocando a los chicos PRO a participar en la política y al mismo tiempo descalificando a los secundarios por “hacer política”, los problemas de infraestructura escolar sin resolver y encima una huelga masiva de maestros y una marcha multitudinaria en recuerdo de otros chicos que pagaron con muerte y tortura el haberse atrevido a reclamar a personajes que para Macri son ejemplo, Cacciatore entre otros, su derecho a estudiar.

La justicia, que sigue avanzando con la causa de las escuchas que puede terminar en convertirse en el Waterloo, lo arrincona cada vez más y ya firme su procesamiento todo hace esperar el próximo paso.

Mientras con manotazos de ahogado y bajo el asesoramiento de Miguel Ángel Toma los Legisladores del PRO intentan embarrar la cancha con declaraciones que suenan como mínimo ridículas.

La entrega a Ciro James de una concesión para un locutorio en el Parque de la Ciudad cerca, aquí viene giño de ojos y mirada cómplice de Cristian Ritondo, de donde están las antenas de la SIDE y la Federal es motivo suficiente para mostrar según ellos de la complicidad entre Ibarra y Kirchner para voltear a Macri.

La negativa del Fiscal General de la Ciudad Germán Garavano de concurrir a la Comisión Investigativa de la Legislatura suena también a las maniobras distorsivas del macrismo.

Otro que se negó es el secretario general de Política Criminal Agustín Gamboa quien también declaró en el juzgado de Oyarbide haber sostenido una reunión con Roberto Ontiveros, en ese momento el tercero de la Policía Metropolitana, donde avalado por Ontiveros Ciro James se presentó como integrante de la Metropolitana.

Supuestas amenazas incluido un papel de lija, referido al rol de la Comisión Investigadora, un posible video que al mejor estilo Rial será presentado en próxima conferencia de prensa, largas listas de testigos presentados por el PRO etc. son las maniobras dilatorias que son la principal estrategia defensiva del macrismo.

No se puede tapar el sol con la mano que es lo que intenta hacer el macrismo, la realidad como el sol siempre aparece.

Solo habrá que esperar que el tiempo decante y el final de Macri, más allá de sus deseos y aun de los deseos de la oposición que trata de sostenerlo hasta ganarle en la elección, se lo ve inevitable.

Miguel Gómez Sanjaume