Ciudad

Protestas en las escuelas públicas

Estudiantes levantaron tomas y reclamaron debatir la reforma educativa

Los estudiantes secundarios, que participaron de la reunión con funcionarios del Ministerio de Educación de la Ciudad, brindaron una conferencia de prensa en la que anunciaron el fracaso de la reunión, luego de que entregaran un petitorio rechazando la modalidad de reuniones por regiones.

tomas

En esta oportunidad, iba a tener lugar un encuentro entre la regional 1° y estaban presentes los funcionarios Andrea Bruzos, Subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa y Javier Tarulla, subsecretario de Carrera Docente del Ministerio de Educación de la Ciudad, pero no la ministra Soledad Acuña.

“Las reuniones por regiones, no sirven. Dividen la discusión. Son solo informativas, no resolutivas y no dan lugar al debate. Por eso, nosotros proponemos el llamado a un gran Congreso integral donde todas las partes puedan expresarse y deliberar”, explicaron los estudiantes en conferencia de prensa.

Los alumnos anunciaron este martes que levantaron las tomas y que pasarán a otra modalidad de lucha, tras movilizarse hacia el Ministerio de Educación porteño. Sólo quedan cuatro colegios tomados en la Ciudad de Buenos Aires que deberán decidir en asamblea si desisten o no de la medida de fuerza. A su vez, volvieron a rechazar de plano la aplicación de la Secundaria del Futuro, tal cual el proyecto fue presentado por la Ciudad de Buenos Aires, y pidieron la suspensión de su aplicación por un año, hasta tanto no se realice el Congreso educativo que solicitan.

“La Secundaria del Futuro es inaplicable física y socialmente. Requiere replanteos de infraestructuras en las escuelas que no podrían darse en un año”, expresaron los estudiantes.
“Nosotros hoy decidimos dar un paso a favor del diálogo, no como la ministra que no ha movido una coma de su proyecto”, concluyeron.

La denominada “Secundaria del Futuro” que propone modificaciones en las formas de enseñanza y prácticas educativas en empresas, ONG’s o instituciones públicas para alumnos del último año, entre otros cambios, comenzaría a implementarse en 2018 en unas 23 escuelas y avanzaría por etapas hasta alcanzar los 140 establecimientos de educación media de la ciudad.

La semana pasada, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, sostuvo una reunión con representantes de los distintos centros de estudiantes que protagonizan las tomas e invitó a los jóvenes a reunirse esta semana en grupos más reducidos y “por regiones”.Ayer sumó su voz contra las tomas el ministro de Justicia de la nación, Germán Garavano, quien calificó de “ilegalidad” la aplicación de ese tipo de medidas de fuerza.