Gremial

Nuevas Autoridades

Elecciones en el Sindicato de Vigiladores

Este proceso tuvo todos los condimentos: Amenazas, presentación de listas cuyos integrantes no reunían los requisitos para presentarse como candidatos, intentos anulación del proceso eleccionario, denuncias múltiples y así una retahíla de acciones que trataron de impedir la libre expresión de los trabajadores.

julio gutierrez

Después de la larga noche de prohibiciones, silencios e intervenciones sobre la Unión Personal de Seguridad de la República Argentina se produjo – por fin- el acto del voto para elegir nuevas autoridades que conduzcan los destinos de los trabajadores vigiladores.

Este proceso tuvo todos los condimentos: Amenazas, presentación de listas cuyos integrantes no reunían los requisitos para presentarse como candidatos, intentos anulación del proceso eleccionario, denuncias múltiples y así una retahíla de acciones que trataron de impedir la libre expresión de los trabajadores.

Sin embargo el tesón y la convicción profunda de los diversos estamentos de la organización gremial pudieron vencer esos obstáculos para llegar a la elección.

De la misma surge triunfante el sureño Julio Gutiérrez que encabezó la única lista que reunió todos los requisitos ajustados a derecho para presentarse (avales, pertenencia al gremio, aportes de cuota sindical al día, etc.)
Cumplidos los aspectos legales quedaba por saber si esta lista iba a ser legitimada por los trabajadores en la urna.

Se habilitaron ocho lugares de votación en todo el país con horario de votación hasta las 24 horas.
La presencia activa de más de 2000 trabajadores sufragando por la lista Verde 1 “Renovación Nacional le dio la legitimidad que se pretendía.

Por eso las nuevas autoridades recientemente electas son legales y legítimas.

Queda por delante la tarea ciclópea de poner, a través del gremio, en el debido lugar a los trabajadores del sector, escuchar sus demandas y actuar en consecuencia dándole la impronta e importancia que tienen estas.
Están frente a un desafío importante pero han dado un primer paso exitoso. Está amaneciendo el porvenir.

“Es un verdadero milagro el que podamos ahora dialogar y discrepar entre nosotros, pensar de diferente manera y estimar como válidas las distintas soluciones, habiendo llegado a la conclusión de que por encima de los desencuentros, nos pertenece por igual la suerte de la Patria, en la que está contenida la suerte de cada uno de nosotros, en su presente y en su porvenir”. Juan Domingo Perón