Bonaerense

Se tiran miles de litros de leche porque los camiones no pueden circular

Lo advirtieron productores de la localidad bonaerense de Rivadavia, donde unas 130 mil hectáreas están bajo el agua. Los transportistas denuncian que no han “tenido apoyo del gobierno ni de nadie”.

leche

Transportistas Lácteos salieron a exponer la difícil situación que atraviesan a raíz de trascender que los productores de la zona bonaerense de Rivadavia están tirando “miles” de litros de leche porque los camiones no pueden circular por los caminos rurales que “están inundados e intransitables”.

En diálogo con Radio Provincia, Roberto Pachiega, titular de la Asociación de Transportistas Lácteos y Afines de la República Argentina denunció que no han “tenido apoyo del gobierno, de nadie. Por eso la situación del transporte es muy, muy complicada”. Por ello, pidió que “si esto empieza a mejorar, empiecen a tener en cuenta la situación nuestra y por supuesto, un camino que esté en condiciones a nosotros nos achica muchos los costos”.

Por su parte, desde la Sociedad Rural del partido bonaerense de Rivadavia se advirtió que son unas 130 mil hectáreas están bajo el agua, pero además la dificultad se extiende a otros sectores. “No tenemos pisos firmes porque el agua de las napas está creciendo constantemente y lo que parece tierra en los caminos, es todo agua. Los camiones no pueden llegar a los tambos ni trasladarse a otro lado porque los rodados no pueden acceder a la zona”, sostuvo el presidente de la Sociedad Rural local, Leandro Toribio.

En diálogo con un canal de TV, el bonaerense expresó que la situación en el partido, que se encuentra a 530 kilómetros de Capital Federal, es “angustiante” y que “los productores sacan la leche de los tambos como pueden”.
“Como no entran los camiones, se trata de llegar en tractores pero la potencia no es suficiente para pasar por determinadas zonas. Al no haber caminos es imposible tener accesibilidad a los campos”, sostuvo.

La situación es producto de “falta de obras”, aseguró, y dijo que las complicaciones en Rivadavia comenzaron cuando se decidió “romper” las rutas 33, 188 y 226 para alivianar la inundación en el partido de General Villegas, situada al norte.